Quien Es El Creador Del Juego Del Calamar

El responsable ha reconocido que su intención con el producto era plantear cuestiones sobre la sociedad capitalista actualizada que transporta a la multitud a una rivalidad extrema. “Era entre los juegos mucho más físicos y asimismo era uno de mis favoritos. Sentí que este juego podría ser el juego infantil más simbólico que podría representar el tipo de sociedad en la que vivimos el día de hoy”, concluye Hwang Dong-hyuk. Indagamos en el catálogo de Netflix para recopilar ciertas series de Netflix con finales complicados que no todo el planeta interpreta y entiende de la misma forma. Hwang se inspiró en una versión del juego que jugaba de niño, el juego del calamar, pues sobre el tablero están diseñadas las piezas de la anatomía del cefalópodo. «Era realmente bueno luchando por alcanzar la cabeza del calamar», dice.

Nos la han vendido como la mejor serie de los últimos tiempos y no pasa de la media del montón. Me da la sensación que Netflix tenía que vender todo el paquete de series coreanas que ha comprado y nos hicieron una campaña de márketing bestial transformando una serie mediocre en un fenómeno de masas. La serie surcoreana sobre juegos de supervivencia es ya la nueva serie mucho más vista de Netflix. Fué Netflix la gran salvadora de este director surcoreano. La famosa plataforma de streaming, en 2019, sí vio en El juego del calamar un óptimo producto que pudiera enganchar al público. La historia tras \’El juego del calamar\’ y el juego real que inspiró la serie de NetflixDe hecho, el propio Hwang abordó el tema en una presentación con ocasión del estreno de la serie, tal y como han recogido varias publicaciones como NME, Today o Yahoo.

Violencia Explícita

Pero Netflix aún no ha anunciado nada y Hwang no sabe si va a haber segunda temporada. «Hay rumores inevitables por el éxito, pero tengo una película en mente […] Quizás deba sacar una segunda, para hacerme tan rico como el ganador de El juego del calamar». Al fin y al cabo, este surcoreano de 50 años ganó cientos de millones para sus patrocinadores. Según los rumores que circulan, esta ficción de nueve capítulos costó a la productora 18,4 millones de euros, unos 2,1 millones por episodio. La serie, que según Netflix ha sido vista por 142 millones de hogares y convenció a otros 4,4 millones para suscribirse, consiguió ganancias de unos 765 millones para la interfaz.

Y explica que su objetivo era «enseñar que, independientemente del género, hombres y mujeres están prestos a acciones agobiadas, en el momento en que se combaten a situaciones extremas». Tal vez Hwang debería haber negociado una cláusula de posibilidades, si bien solo sea pues la creación y realización del guion le causó un agobio tan prominente que perdió seis dientes. Se me ocurrían nuevas ideas y revisaba los episodios a lo largo del rodaje, lo que multiplicaba todavía más la carga de trabajo». “Asimismo podríamos acercarnos a la narración de ese reclutador del traje que juega al ddakji con Gi-hun y que le da la tarjeta en el primer episodio”, añade Hwang.

Un Emprendimiento Vilipendiado Durante Una Década Que Le Provocó Muchas Deudas

«Todos estamos peleando por nuestras vidas en una realidad fundamentada en la desigualdad». La idea de El juego del calamar surgió de una experiencia familiar de Hwang en 2009, en plena crisis. «Me hallé en una situación desesperada, por el hecho de que mi madre se jubiló. Estaba trabajando en una película y no hallaba financiación. Mi madre, mi abuela y yo nos hemos visto obligados a pedir préstamos». “Evidentemente podríamos proseguir con la narración de Gi-hun en el momento en que se sa la vuelta y explorar mucho más sobre de qué manera va a irle en su ajuste de cuentas con las personas que han diseñado los juegos”, asegura Hwang.

El juego del calamar es analizada tan al aspecto que algo que comenzaron a circular por las redes sociales al poco tiempo de su debut en Netflix fue una comparativa señalando algunos parecidos con una película de Japón de 2014, As The Gods Will. “La crueldad en el programa semeja muy realista, pero es figurativa y alegórica”, ha dicho.”Refleja a las personas que están en un callejón sin salida tras no poder subsistir a la sociedad competitiva”. El creador ha reconocido, en este sentido, que está al tanto de este debate y la problemática. Por todo ello, solicita a los padres de los pequeños que les expliquen de manera clara y pausada el concepto de la muerte y de la crueldad. En este sentido, admite que siguió haciendo cuestiones a través del personaje principal de la serie, “como quién hizo este sistema de rivalidad en nuestra sociedad y quién nos arrincona”. En este momento, el creador de la serie Hwang Dong-hyuk ha revelado en una charla, obtenida por Yonhap News Agency, ciertas de estas lecturas.

«Deseaba trasmitir un mensaje sobre el capitalismo moderno, no sólo sobre Corea del Sur», dice Hwang Dong-Hyuk, creador de la serie más vista de Netflix. “Por consiguiente, no es necesariamente Gi-hun quien se está volviendo para vengarse. En realidad, podría interpretarse como él realizando un contacto visual muy directo con lo que realmente sucede en el panorama general”, sentencia el creador. Con esas palabras precisas se refiere Hwang a la trama de Hwang Jun-ho (Wi Ha-joon), el oficial de policía que se cuela en el juego para localizar a su hermano desaparecido y que está a puntito de poner en juego a la organización de los juegos con sus pesquisas.

Un grupo de hombres y mujeres desesperados por las deudas admite participar, sin saberlo, en un sádico certamen de juegos infantiles donde se apuestan la vida. Hace diez años nadie daba un duro por esta historia, pero en este momento no solo nos encontramos a puntito de ver como renueva por una temporada 2 El juego del calamar, sino, además de esto, está a puntito de transformarse en la serie más vista de Netflix, pasando de largo a Los Bridgerton o Stranger Things. Simplemente por el hecho de que le pregunto al guionista y directivo de El juego del calamar, la serie mucho más vista de la narración de Netflix, si su sorprendente éxito le ha convertido en rico. En este drama distópico, una misteriosa organización reta a 456 jugadores -todos muy endeudados-, a competir en juegos infantiles. El ganador se marcha a casa con 33 millones de euros [45.600 millones de wones].

quien es el creador del juego del calamar

[Respecto de “el juego del calamar”] pensé que los players luchando como guerreros utilizando esas formas, que hacen un ring, mostraría la ironía de que sea un juego para pequeños, así como la desesperación de los jugadores. Este final no coincide con el que puede verse en la plataforma. En la propuesta definitiva, el personaje interpretado por Lee Jung-jae pierde por último el vuelo por decisión propia, evitando de esta manera reencontrarse con su familia. De esta manera, el personaje principal Seong Gi-hun deja a sus espaldas la pasarela de ingreso a la aeronave con el propósito de vengarse del juego de supervivencia en el que casi pierde la vida.

El Juego Del Calamar Serie Tv

Netflix lo está petando con una de las últimas series que ha añadido a su catálogo, cuya imagen mucho más popular es la de unos enmascarados que visten un mono -y no, no hablamos de serie española La Casa de Papel sino de la surcoreana, El Juego del Calamar-. Hwang Dong-hyuk nos transporta hasta su niñez para explicarnos cuál es el origen de El Juego del Calamar, la serie surcoreana que triunfa en Netflix. El director de El Planeta elige las novedades de mayor interés para ti.

El Constructor De \’ El Juego Del Calamar\’ Prepara Una Nueva Película: “Será Mucho Más Beligerante”

La ficción surcoreana que está triunfando en Netflix titulada \’El juego del calamar\’ tiene mucho más de un final aparte del que han visto los suscriptores. Tal y como ha contado a EW Hwang Dong-hyuk, constructor de la serie, en el desenlace alternativo el protagonista se subía a un avión para reunirse con sus conocidos cercanos. Y Hwang buscó algo de distracción en los cafés de Seúl dedicados a los cómics. «Leí Battle Royale Liar Game y otros cómics sobre juegos de supervivencia. Me reconocí en sus personajes, llevados a la desesperación y hambrientos de dinero.

También está en duda la temporada 2, puesto que por una parte el creador ha aceptado que le resulta cansador sencillamente la idea de meditar en hacer una nueva distribución, pero también que la forma de hacerlo sería tener un aparato con el que compartir las funcionalidades creativas. Por su parte, Netflix ya ha reconocido estar inventando la manera de ofrecer con la composición adecuada para sacarlo adelante. Hasta hace poco Hwang Dong-hyuk era prácticamente un especial irreconocible. Había dirigido 4 películas en Corea del Sur que solamente se vieron fuera del país cuando, de repente, llegó el mayor éxito de la historia de Netflix. El juego del calamar ha convertido a Hwang en uno de los directores más cotizados del mundo y cada nuevo proyecto suyo levanta las mayores expectativas.

En el primer episodio, los 456 aspirantes solo pueden moverse en el momento en que una marioneta mecanizada aparta su mirada. En el MipTV Hwang ha comunicado que está preparando su próxima película, y va a ser tan discutida y violenta como la serie que le hizo famoso. Según ha recogido Variety, se titulará Killing Old People y estará inspirada en una novela escrita por el escritor e intelectual italiano Umberto Eco. Hwang ya ha escrito 25 páginas sobre el proyecto y absolutamente nadie duda de que no le costará hallar una investigación que se lo produzca. Dong-hyuk explicó asimismo que las escenas violentas explicitas reflejan fracasos o perdedores en la rivalidad, en un lenguaje dramático. Lo realiza en la línea de su intención de representar el capitalismo de forma realista, según defendió.